Saltar al contenido

Oración a Obatala

Oración a Obatala
Oración a Obatala
Vota

Dentro de lo que se dice la tradición santera, Obatalá es el orisha mayor, creador de la tierra y de todo lo que habita en ella.  Fue enviado a hacer el bien y para gobernar sobre la tierra como rey de ella. Se dice que solo tiene misericordia y que ama la paz, detesta las vulgaridades y las brujerías. Se caracteriza también por poner el orden y decretar las buenas conductas y tiene el poder para calmar a sus hijos.

Dentro de la religión yoruba se le acude para pedirle ayuda sobre decisiones difíciles o sobre situaciones particulares; para pedirle dirección y que aclare las dudas de la mente cuando no se sabe qué es lo que se tiene que hacer. Se le tiene mucho respeto y es representado hoy en día por medio del sincretismo con la imagen de La Virgen de Las Mercedes.

Es momento de rezar:

❌ Oración a Obatalá para el amor

Como uno de los seres supremos dentro de esta religión, suele buscarse para pedirle ayuda sobre diversos temas ya que este ser es el encargado de abrir las puertas para permitir que las cosas sucedan. Para pedir ayuda sobre qué decisión tomar, sobre las indecisiones que existen en la mente o incluso para pedirle guía en el amor.

Existe una oración a Obatalá que en sí misma es una petición de atracción del amor a la vida de la persona que la hace y para que el mismo abra caminos en el plano amoroso. Se comienza reconociendo algunos de los atributos que se dice que tiene, manteniendo el respeto y la compostura hacia su figura.

De allí en adelante con la oración se hace presente el pedido a Obatalá para que ayude a entender y a afrontar las cosas que vengan. El ser humano se presenta como responsable de todo lo que le pase y merecedor de ello. Y se le pide la protección de la persona que haga la oración y de su enamorado o enamorada pidiendo el resguardo en todo momento del día.

Oración a Obatala
Oración a Obatala

❌ Oración a Obatalá para tener dinero

Siendo este ser dueño de todo lo creado y una de las divinidades más poderosas dentro de esta creencia, también se le han hecho oraciones como peticiones sobre los aspectos económicos del hogar y de las personas.

Practica ahora mismo estas oraciones para tu vida:

En esta oración a Obatalá se hace presente quién es y de qué se dice que es dueño, mencionando que no tiene temor a la muerte venidera. Justo después de reconocerlo se le hace la petición para disolver cargas y que llene de abundancia la vida de la persona que organiza el rezo y todo lo que ello conlleve.

La oración a Obatalá lleva a la persona a decirle que le será fiel puesto que hará lo que se le pide y que solo se le servirá a él. Los creyentes desean que abra los caminos de la abundancia y que cubra todas las necesidades de la persona que le llama, permitiendo así el no pasar por malos momentos, llenando las manos y que puedan progresar tranquilamente.

❌ Oración a Obatalá para la salud

También existen varias oraciones a Obatalá para pedirle sobre el área de la salud, puesto que los creyentes y la raza humana como tal siempre desean esto para ellos puesto que sin salud no durarán ni harán tampoco tantas cosas como quisieran en la tierra.

En la oración se le pide por los más necesitados y por todos aquellos que incluso no tienen fuerza para afrontar o decirle sus ruegos. Se hace mención al hecho de que al parecer la suerte abandona a los más pobres o necesitados y se le pide poder vestir de blanco tal como este ser lo hace para así quitarse todo mal y mantenerse puros y limpios.

Dentro de la religión yoruba se representa como el hijo de dios que bajó a la tierra cuando su padre terminó de crear todo. Después de las oraciones suelen hacérsele ofrendas de comida, collares o diversas cosas para afianzar o hacer más fuerte la oración. Aunque de manera distinta, dentro del cristianismo, el Hijo de Dios, Jesucristo bajó a la tierra hecho mortal para morir y vencer a la muerte como redención de todos los seres vivos.

Practica ahora mismo estas oraciones para tu vida:

Este personaje que resucitó y que sigue vivo no pide nada más que confianza y fe en Él, aceptarlo de corazón y con peticiones sencillas, alejadas de rituales y de toda religiosidad para así desarrollar la intimidad y la verdadera conexión con su Padre y con su Espíritu Santo.