Saltar al contenido

Oración a San Silvestre

Oración a San Silvestre
Oración a San Silvestre
Vota

Conocido por ser el primer papa que no murió como mártir. Y eso no es nada extraño puesto que corrió con la bendición de que al momento de asumir el cargo, ya se había promulgado el Edicto de Milán que permitía la libre reunión de creyentes de Jesús y la libre predicación de sus enseñanzas.

Otra de las principales características de su papado fue la intervención continua del Emperador Constantino el Grande que fue conocido por ser fiel creyente y seguidor de la cristiandad, lo que le facilitó en gran medida desarrollar su trabajo y cada una de sus tareas.

Varios lo consideran como el que instituyó el domingo como día de reunión puesto que fue uno de estos en que Cristo resucitó. Supo mantener la compostura y en alto la ortodoxia de la doctrina a pesar de todos los paganos que se oponían.

Orando efectivamente

❌ Oración a San Silvestre para el amor

Ha sido considerado santo durante muchísimos años y no es raro que se le atribuyan varios cientos de milagros. Existen varias, pero hay una oración a San Silvestre dedicada a pedirle la atracción y el encantamiento de la persona amada que es muy frecuentada por sus creyentes más devotos.

La oración comienza con el reconocimiento de quién fue Silvestre I y hablando un poco sobre las cosas que se le atribuyen para luego dar paso a una serie de peticiones y declaraciones precisas acerca de la persona que se desea como compañera.

Se le pide por el enamoramiento del futuro novio o novia, porque su cariño hacia la persona que recita el rezo crezca con cada vez que se vean y pidiéndole que hasta en sueños se encuentren, de tal manera que no se saquen de los pensamientos.

En esta oración a San Silvestre se le pide por el amor eterno y comprometido. Se le hace el pedido de que la conquista sea rápida y de forma dócil, y por supuesto que ese amor sea fiel por sobre todas y cada una de las circunstancias que la vida pueda presentar.

Oración a San Silvestre
Oración a San Silvestre

❌ Oración a San Silvestre para tener dinero

A Silvestre I se le conoce como el santo con el que se despide el año y es común que las oraciones estén enfocadas en un nuevo comienzo, en la abundancia y en las buenas cosas que se desean para el nuevo año que llega. Por ende es natural conseguir muchas oraciones a este personaje con la petición de mejorar la situación económica del hogar y tener el dinero suficiente para la provisión del mismo.

Por lo general en la oración a San Silvestre se le pide para que aumente la suerte y mejore el salario, así como también para que florezca el negocio o el emprendimiento de la persona que le reza. Se hace una acotación al trabajo en vida del santo cuidando y resguardando a los pobres y se le pide también por los más necesitados de la época que se viva, para demostrar así el amor y el interés hacia el prójimo.

❌ Oración a San Silvestre para la salud

Cada persona sobre la tierra ha de tener sus luchas personales y algunas pierden ante la desesperación al sentirse impotentes por no conseguir una victoria sobre una enfermedad o problema. Muchos son los que han sucumbido a un episodio grave con respecto a la salud y a este santo se le suele pedir también por la protección contra los males de brujerías, hechicerías y del mismísimo Satanás.

Se le suele pedir en la oración a San Silvestre que limpie todos los caminos de la malicia y de las cosas dañadas y que de esa manera se pueda estar tranquilo con su protección. Se le ruega para que otros santos acudan al resguardo y que puedan permitir un dulce sueño de la persona que hace recita la mencionada oración. Se le pide por la liberación de las ataduras del enemigo y de cualquier cosa que otros quieran lanzar contra la familia o conocidos.

El Hijo de Dios que vino al mundo promete que todo el que crea en él será salvo y libre de las ataduras. No promete una vida lejos de los sufrimientos o llena de abundancia económica porque él mismo dijo que su reino y el de sus seguidores no era de esta tierra, sino que era del cielo, por lo que debíamos esforzarnos por obtener tesoros y buenas cosas allá donde las cosas no se dañan ni se corrompen.