Saltar al contenido

Oración para acostar al niño Dios

Oración para acostar al niño Dios
Oración para acostar al niño Dios
5 (100%) 1 usuario han calificado positivamente!

No hay una noche tan cálida y llena de felicidad como aquella en la que acostamos al niño Jesús. Sí, esa noche de Navidad en la que celebramos el nacimiento del redentor de los pecados de la humanidad. La familia se une y todos nos preparamos para poner al niño Dios en el pesebre. Para tal ocasión también existen diversas oraciones que ayudarán a que el ambiente sea mucho más propicio y agradable. 

Oración para acostar al niño Dios en familia

Cuando este momento se lleva a cabo en familia resulta muchísimo más interesante. Por esta razón recomendamos que la oración se pueda hacer entre los más allegados y en un ambiente especial y armonioso. Así que, dejaremos atrás las discusiones y todo tipo de conflicto que se haya presentado antes. También es necesario, en la medida de lo posible, estar alejado de todo tipo de pecados para ser sinceros. 

En esta oración para acostar al niño Dios debemos agradecerle por tanto amor que nos ha dado. También por el gran amor que nos seguirá dando sea cual sea la situación. Igualmente se le debe agradecer por la bendición de estar todos juntos en una noche como esa. Y sin olvidar la bendición de provisión que ha dado para el sustento del hogar a pesar de todo lo que suceda con la economía y con el país. 

Se recomienda hacer una oración también pidiendo por todos aquellos que no tienen comida y techo. Ya que se tiene entendido que el niño Dios nació en un pesebre de forma muy pobre, así que Él entiende bien las necesidades de todos aquellos necesitados. Se le pide en familia que les permita aceptar la llegada del niño Dios con amor, esperanza y verdadera convicción. 

Oración para acostar al niño Dios en el pesebre

El pesebre es el símbolo de la humildad que tuvo Dios al enviar a su Hijo a un lugar tan normal. Siendo dueño de todo lo pudo hacer nacer en cualquier lugar con gran cantidad de bienes. Sin embargo, permitió que naciera en un establo, de una forma tan humilde que llegó a ser un verdadero mensaje para todos aquellos desamparados. Si Dios se preocupa por su Hijo en esa situación, también lo hará con el resto de los humanos en necesidad. 

Cabe destacar que también existe una oración para acostar al niño Dios en el pesebre que traerá paz y un gran amor por ese ser que había de nacer. En ella se le pide poder aceptar ese inmenso símbolo como una muestra del profundo amor de Dios. Aparte, se le pide en oración a Dios que el amor de su Hijo crezca en nuestros corazones y que no se escape bajo ninguna circunstancia. 

Suele decirse que en esta oración es mucho más importante pedirle a Dios para poder regalar parte de ese amor a otros que no lo conocen. En conjunto se le pide que podamos tener una vida entera que solamente esté dedicada a glorificarle y obedecerle en todo momento. 

Oración para acostar al niño Dios con ceremonia

Debemos tener en cuenta que este acontecimiento tiene que ser celebrado y es digno de buenos momentos. El nacimiento del niño Dios fue visto por algunas pocas personas. Aparte de María y Jesús, estaban algunos otros campesinos y todos sabían que allí sucedía algo especial. Para ellos fue revelado que ese muchacho sería alguien que cambiaría el rumbo de la historia por siempre. 

Cada miembro de la familia toma un lugar importante y todos juntos cantan y hacen una oración para acostar al niño Dios. Se hace alusión a que Jesús es el mismo ayer, hoy y siempre y que su sacrificio y amor siguen vigentes en la actualidad. Es apropiado que se le hagan peticiones también para cada miembro de la familia y que en lo posible sean peticiones desinteresadas. 

En muchas ocasiones se recomienda que se le canten algunos villancicos o aguinaldos para acompañar la ceremonia del nacimiento del niño Dios en la Tierra. Si se hace con un corazón desinteresado y agradecido, se pueden recibir las bendiciones del Hijo de Dios de una manera excelente. Oportuno es recordar que solamente Jesús y su Padre son los únicos dignos de alabanza y honra. Ya que en ello es claro su Palabra.