Saltar al contenido

Oración para un moribundo

Oración para un moribundo
Oración para un moribundo
Vota

Es lamentable y doloroso encontrarnos con una persona que está en un estado de salud deteriorado y que se encuentra fuera de toda ayuda médica, sabemos que pronto estará en camino a la otra vida. Muchas personas cuidan a estos seres que quieren hacer más por ellos que solo atenderlos y acompañarlos. Ellos tienen que saber que la misericordia de Dios está con ellos ahora y los acogerá en el paraíso.

❌ Oración para un moribundo agonizante

En esta ocasión se puede rezar el rosario de la divina misericordia, así se lo comunico Jesús a Santa Faustina, el que le rece a ella junto con el moribundo, Jesús salvará su alma del que agoniza o fallece. Esta hermosa promesa da alivio el enfermo y tranquilidad a sus seres queridos. Se puede pedir también que Jesús se apiade del alma y el espíritu del agonizante, que tenga compasión por él y que pronto pueda disfrutar del descanso en la casa de Dios todo poderoso.

❌ Oración para un moribundo al Arcángel San Miguel

Este arcángel es al que le oramos para rescatar las almas moribundas y lucha contra el enemigo que quiere robar las almas puras. El Arcángel Miguel en esos angustiosos y espantosos momentos de nuestro fin acudirá para que podamos tener hasta nuestro último aliento a Dios y Cristo en nuestros corazones. Si en su vida la persona le dio la espalda a Dios o a la religión, este hará que se arrepienta y será perdonado por sus pecados y conducirá su alma al paraíso para que descanse.

❌ Oración para un moribundo y encomendarlo

“Dios, alegra esta alma que hoy nos abandona para que sea conducido a la ciudad celestial y ver lleno de gozo tu rostro, olvidando y perdonando todos sus delitos y arrogancias. Recibe Dios en tu reino a este tu ciervo. Que todos los santos elegidos por Dios intercedan por él para que pueda llegar al reino de Dios, por la gracia de Jesucristo, quien vive y reina con Dios y el espíritu santo, por toda la eternidad, Amén”. Finalizar con dos padres nuestros, un ave maría y un credo.

Estas oraciones servirán para que Dios se apiade de las almas que ya no pueden seguir luchando para que no teman por los horrores de la muerte y entren sin problemas en el cielo para que compartan con Dios y todos los santos que ahí se encuentran. Dios siempre estará ahí para todos, y si de un alma que sufre se trata más rápido escuchará su llamado para que pueda descansar de su agonizante situación.

 Debemos ayudar a los moribundos no sólo medicando y atendiendo su cuerpo, sino también en las necesidades más simples como abrazarlos, hablarles con dulzura, darle palabras de aliento, no sólo en esta vida, sino también en la próxima. Recordarles que Cristo murió por nosotros para ser salvados y vivir junto con a él, Dios, la virgen y los ángeles. Estará morando feliz junto a ellos por siempre. Debe procurar que esta persona reciba todos los santos sacramentos.